6 oct. 2008

El cachorro herido



Así es, el cachorro jugaba por una zona prohibida y sufrió las consecuencias. Él sabía que no podía acercarse al cementerio de elefantes, que allí el terreno era inhóspito para los intrusos, que podría acabar mal. Pero le dio igual.

Todo comenzó en el momento en el que el cachorro se alejó de su hábitat para irse con otros cachorros. Iban a pasar una tranquila jornada en el interior de la jungla, todo muy tranquilo, pues iban a celebrar que uno de los jóvenes cachorros cumplía una primavera más. Habían cazado y estarían cerca de un río, por lo que no tendrían problemas con los alimentos. Incluso uno de los cachorros trajo de su zona distintas frutas para los demás.El ambiente era único: vistas únicas, buena compañía y aún mejor, alcohol. Eso fue lo que hizo a nuestro joven cachorro meterse en problemas.

Al caer la noche, los inquietos cachorros decidieron emprender una caminata hacia el cementerio de elefantes. No pensaban que sería peligroso, pues en aquella zona no había ningún animal ni ningún anciano que les pudieran recriminar. Pero no hizo falta. Primero los cachorros machos se enfrentaron a una misión que ellos mismos se propusieron, subir la montaña más alta. El problema comenzó cuando, tras haber subido, no sabían como bajar. Por suerte, consiguieron hacerlo y no hubo ningún percance.

Llegaron al cementerio y entraron. Todo estaba en silencio. Había un aire de respeto y misticismo que les rodeaba. Allí yacían los cuerpos de los elefantes de la jungla. El joven cachorro quería jugar y echó a correr para asustar a uno de los otros cachorros. Pero empezó a correr y correr, pues estaba siendo perseguido. El juego parecía divertido, pero la noche, la oscuridad y el alcohol, hizo al joven cachorro tropezar y caer. Acabó herido, más de lo que pensaba, pero vio algo que difícilmente podrá olvidar. Allí, tirado en el suelo, vio un cielo estrellado que parecía dibujado. Si cuando se dice "ver las estrellas" se refiere a algo así, el cachorro estará encantado de verlas en otra ocasión... eso si, evitando las heridas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es todo el texto tan bonito y tierno y pensar k yo seria el cachorrito contemplativo y k va a su bola jejejeje aunke a diferencia de tu cachorrito,el cachorrito contemplativo estaba deseando ir al cementerio de elefantes :)

Burbuja.

Anónimo dijo...

ta muy chulo todo, xq cierto yo no seria el de las frutas verdad???jaja. sta currao :oD

Steven

Anónimo dijo...

Yo me mareao tanta metafora, simil e invenciones variadas xDDDD pero al menos me entretenio un rato

Iván